"La humanidad sería muy desdichada si fuera tan común cometer atrocidades como creer en ellas". (Savater, 1986: 184).